“Yo y Lagos no somos clones”
26 de Diciembre de 2016
Misilazo del panzer: la mejor respuesta de José Miguel a Evo Morales por la “constitución de Pinochet”
17 de Febrero de 2017
Mostrar todos

He levantado mi postulación a candidato presidencial del Partido en la confianza de que puedo ser un aporte al proceso de cambio democrático y progresista que hemos impulsado a lo largo de nuestra historia.

Respetuoso de las decisiones de mi partido de no mezclar las decisiones en materia presidencial con la reciente campaña municipal, decidí formalizar mi postulación a fines del mes de noviembre del año pasado. Lo hice con la convicción de que el Partido cumpliría cabalmente el acuerdo de su Congreso del mes de enero, levantando un candidato de sus filas, elegido a través de un mecanismo democrático, amplio y participativo, para competir por la nominación de un candidato único de la Nueva Mayoría, elegido a través de las primarias legales del próximo 2 de julio.

En el escaso tiempo de esta precampaña, recorriendo las bases partidarias, no tan sólo he recibido el apoyo y el afecto de nuestros militantes. También he podido constatar su deseo de participar y ser tomados en cuenta. De legitimar nuestra decisión presidencial a través de un proceso democrático y participativo,

Tenemos algo sustantivo que ofrecerle al país a partir de nuestra historia, identidad, principios y convicciones. El Partido de Salvador Allende, que enfrentó a una dictadura y se constituyó en un factor decisivo en el proceso de recuperación de la Democracia y forjar la coalición de centro izquierda más exitosa y duradera de nuestra historia, y que ha demostrado responsabilidad y solvencia como partido de gobierno en estos años, se ha ganado el derecho a levantar un candidato de sus filas a la presidencia de la República.

Dejar de hacerlo debilitaría a nuestro partido y a la Nueva Mayoría.

En las próximas elecciones presidenciales el país enfrenta una disyuntiva muy central que marcará nuestro futuro. Avanzar por la senda de los cambios y transformaciones para perfeccionar y profundizar la democracia, enfrentar las profundas desigualdades que Subsisten en nuestra sociedad y avanzar hacia un desarrollo inclusivo, continuo y Sustentable, o virar a la derecha, acogiendo las propuestas “restauradoras” del neo liberalismo, que levanta Sebastián Piñera.

Los Socialistas, el partido de la Presidenta, que mantenemos firmemente el compromiso y lealtad con su gobierno, no tenemos una sombra de dudas al respecto. Representamos los intereses de los trabajadores, las clases medias y los más desposeídos. Hombres, mujeres,

jóvenes, tercera edad. De los discriminados y sectores más vulnerables de nuestra sociedad y tenemos el deber de levantar un proyecto de continuidad y profundización del proceso de cambios. Un proyecto alternativo y contradictorio con el proyecto que propone la derecha. Y ese y no otro es el sentido profundo de mi postulación, junto con el compromiso de mantener y proyectar la alianza entre el centro y la izquierda, que garantiza la gobernabilidad futura y el desarrollo del país.

Hago un llamado a los militantes de mi partido, el Partido Socialista, así como a sus adherentes y simpatizantes, a involucrarse muy activamente en este proceso de elección de un candidato presidencial de nuestro partido, con la firme convicción que nada está resuelto en el plano electoral. Debemos asumir que los chilenos tienen el derecho de conocer nuestras ofertas políticas y programáticas, evaluar la calidad de los liderazgos, juzgar sus trayectorias y medir sus compromisos. Oue la derecha tiene poco o nada que ofrecer al país, como no sea la defensa de sus propios intereses y negocios, que a menudo confunden con el interés del país y que tan sólo la centro izquierda puede ofrecer un proyecto que sirva los intereses superiores de Chile. Y estoy firmemente convencido que el triunfo no sólo es posible sino indispensable.

Los llamo a ejercer el derecho que unánimemente acordó nuestro XXX Congreso Michele Peña Herreros en Enero del año pasado y a participar masivamente en la Consulta Ciudadana en que el Partido elegirá su abanderado.

Un saludo fraternal

Santiago, enero 2017